3/11/09

Somos niños obedientes. Reflexiones acerca de los mandatos ¿familiares?

Quizás suene muy psicoanalítico, pero es inevitable señalar como muchos mandatos que nos han sido inculcado de pequeños resuenan el la cabeza de uno, aún siendo adultos.
Esta temática como todas tiene diferentes puntos de vista, en parte tanto nuestras cosas disfuncionales como las fortalezas que poseemos, son producto de aquello que nos han enseñado que desde pequeños. Así vamos construyendo a lo largo de la vida nuestro “YO SOY”
soy un desastre con mis afectos
soy un inútil
soy inseguro
Frases que se van repitiendo tanto en nuestras cabezas que van configurando una realidad y emociones que le son funcionales. Hay un concepto muy claro dentro de la psicología cognitiva que se llama la profecías autocumplidoras.
Son aquellos miedos, preconceptos que uno tiene, sobre los cuales insiste tanto que cobran una fuerza tal que terminan siendo realidad, ya que el sujeto va construyendo las variables, los hechos para que ello suceda.
Así el miedoso piensa tanto en su temor que esta idea queda potenciada y no hay lugar para otra cosa que no sea seguir teniendo miedo y de esta forma reafirmar su teoría acerca de su realidad.
Ahora bien, pasan los años uno crece y ya no puede vivir haciendo responsable a los demás de los mandatos disfuncionales que enturbian nuestras vidas. Creo que lo óptimo es poder identificarlos, conectarse con ellos y empezar a desmitificarlos.
El mandato como bien lo define el diccionario es una orden que se le da a un súbdito, es lo que pasa cuando somos niños, no tenemos herramientas para discernir la veracidad de los mismos, uno desde adolescente ya tiene la capacidad y elementos para animarse a cuestionarlos, se trata de con estas cosas no ser tan obedientes y dar lugar al pensarlos y porque no cuestionarlos.
Por otra parte creo que de la misma manera en que uno insiste con las cuestiones negativas también tendría que dar la misma importancia a sus cosas positivas.
soy responsable
soy buen amigo
soy cariñoso
soy honesto
En la medida que uno aprende a valorar sus virtudes se da la oportunidad de poder cultivarlas, hacerlas crecer y brindárselas así mismo y a los demás.
Fortalecer nuestro YO SOY de cosas positivas y de esta forma tener la capacidad y flexibilidad de superar nuestros defectos.
La experiencia me enseñado que uno no es mas que aquello que uno cree de si mismo, porque por mas que el miedoso no sea tal y haya muchos diciéndole lo contrario, si el no se convence seguirá viviendo la vida con miedo… quizás miedo a no ser miedoso.

Mímense y quiéranse mucho, que de esto poco se habla y poco nos enseñan. Desobedecer de forma adulta algunas veces ciertas cuestiones puede resultar un acto responsable de LIBERTAD

30/9/09

Los procesos.. entre ellos el terapéutico.

En los últimos tiempos he retomado algunos de mis pasatiempos, entre ellos las clases la jardinería, he plantado maíz y zapallos en el pequeño patio de mi casa.
Primero he comenzado por comprar las semillas, armar los almácigos, esperar que crezcan y posteriormente transplantar los brotes a lugares un poco mas grandes. Con suerte el mes que viene tendré que ya ubicarlas en su lugar definitivo y en 60 días mas empezar a ver los primeros brotes de choclos y zapallos.
Una de la cosas a las que nos ha acostumbrado el vivir en una sociedad de consumo es perder la noción del tiempo, la real dimensión del proceso por el cual debe atraviesa aquello que compramos, no pudiendo tener en cuenta además los factores que pueden retrasarlos o hasta echarlo a perder como el exceso de agua o calor.
Creo que este simple ejemplo sirve para poder pensar la vida en estos términos, muchas veces me pasa de encontrarme con pacientes que buscan soluciones mágicas a problemas que se vienen sosteniendo hace varios años.
Justamente la terapia se trata de hacer un proceso, en cual entre otras cosas primero se debe preparar el terreno, unas de las formas posibles creo yo es pudiendo conectarse con la dimensión temporal de las cosas.
Entender las cosas como proceso es ir haciendo un recorrido encontrando algo de sus orígenes, las semillas por decirlo de una manera metafórica. Como se sostienen en el aquí y ahora, que estamos haciendo para que aquello que nos sucede siga sucediendo. Por ultimo poder proyectar un futuro de manera diferente, en el cual yo incluyo el deseo de no volver a padecer más tal o cual cosa, el querer plantar nuevas semillas y saber esperar que crezcan.
Estos planteos de no entender y tolerar los procesos no escapan a cuestiones de pareja, relaciones familiares o proyectos laborales y creo que una de las secuelas que ello deja es a un individuo en el cual el presente es interferido por el pasado o los conflictos, sin posibilidad de disfrutar del aquí y ahora no pudiendo mirar el mañana.

Hasta la próxima.

10/8/09

Reflexiones acerca de la mentira

La mentira, como muchos otros temas del vivir humano dan para pensarlos y explayarse, pero hoy tan solo haré algunas consideraciones al respecto. Con ello quiero advertir que los temas que aquí propongo no los considero cerrados y mucho menos absolutos, en tanto solo se tratan de una forma particular de verlos, la mía.
Entre las diferentes aristas que tiene la mentira una de las mas salientes es la intencionalidad de anticipación que circunda al momento de llevarla acabo.
Muchas pueden ser las razones que nos llevan a los seres humanos a falsear la verdad, pero en muchos casos se trata de no poder hacerse responsable de una situación o acción llevada a cabo. El mentiroso intenta con ello anticiparse a las consecuencias y de una manera u otra no ser juzgado por su acción, lo particular de este movimiento, es que el mismo antes que nadie se ha condenado, así por ejemplo, quién miente acerca de sí mismo ha denigrado su autoestima previamente a que lo hagan los demás.
Por ultimo retomare algo que ya he escrito en unos de mis primeros artículos, la verdad puede lastimar pero cicatriza... (permite que algo nuevo nazca)
La mentira desgarra... y lo peor de todos es que deja marcas. Aún cuando estas no queden a simple vista.

¿Cuantas veces hemos mentido por querer protegernos o proteger al otro y en definitiva hemos terminado no solo lastimandolo, si no también a nosotros mismos?

17/6/09

Miedo a fracasar

Muchas veces escucho en mi trabajo, como así también en mis diálogos internos esta pregunta que resuena.
He pensado bastante al respecto y opino que cuando este dilema se presenta habría que tomarse unos minutos para reflexionar acerca de ello.
Puede que en algunas situaciones que el miedo al fracaso quede conectado de una forma u otra con nuestra autoestima. Que aquello que se quiere lograr por ejemplo aprobar un examen, dar una presentación, invitar a salir a una persona, etc. Quede ligado y librado a la valoración que los demás le den a mi conducta, hay un riesgo de ser desaprobado o una presión por serlo. Cuando es así este miedo en vez de motorizar, paraliza.
Cabe señalar que el miedo no es malo, de hecho es uno de los mecanismos psicológicos y sus conductas derivadas que han permitido a millones de especies la supervivencia.
Hay otros casos muchos mas extremos en el cual el “miedo” sirve de pantalla a una intolerancia a la frustración, a la capacidad de poder soportar el error, o el fallar en algo que queremos hacer. Generalmente en estos casos la respuesta no es la huida o la evitación como en el miedo, sino probablemente sea la aparición de la agresión frente a la situación.
Más allá del miedo y la no tolerancia a la frustración, quisiera poner el foco de atención en una lectura alternativa que les permita pensar de forma mas abierta.
En mi experiencia clínica y en muchas circunstancias de la vida me he encontrado con casos en el cual “el miedo al fracaso” era en realidad un miedo al éxito.
Sí aunque suene paradojal, muchas veces hay personas en el cuál el éxito les aparece amenazante, son los casos en los cuales generalmente hay una idea muy arraigada en la persona de que ella no puede ser exitosa o que el éxito les daría un lugar de autonomía y dependencia que no están dispuesto a sostener.
Esto se da en individuos con personalidades dependientes e inseguras, personas que en general tienen un lugar en la familia o en el trabajo de “inútil, incapaz, inoperante, etc”
Muchas veces uno queda tan arraigado a estos lugares, que el pensar o hacer cosas que me saquen de este resulta casi imposible.
Ahora bien, algunas recomendaciones para enfrentar los miedos.
- Como primera medida se debe pensar bien en ellos, tratar de pensar en el miedo y no pensar con miedo, ello nos permitirá poder ver con mas claridad la situación.
- Poder preguntarnos e imaginar que pasaría si fallamos, realmente conozco pocas situaciones a no ser casos extremos como aquellas en la que la vida de uno u otra persona este en juego que no exista otra posibilidad de volver a hacerlo.
- Tomar los posibles errores como una oportunidad de aprendizaje, muchas veces nos hemos caído antes de empezar a correr.
- Por ultimo es importante también tener una visión positiva de lo que se va hacer, muchas veces por enfrentar una situación con miedo e inseguridad hace que nuestros niveles de estrés sean tan altos que terminamos por provocar aquello que no deseamos.
Quisiera terminar el articulo con una pequeña frase de Raúl García: “El peor riesgo es no tomar ninguno”

30/5/09

Construir la propia identidad desde un ideal o desde lo posible?

Creo que muy pocas veces reflexionamos acerca de nuestra propia identidad, una prueba de ello es que muchas veces al preguntarle a alguien acerca de sí mismo posiblemente se le dificulte poder dar una rápida respuesta.
Justamente creo que la identidad es algo complejo, compuesto de un montón de elementos, por así decirlo que van desde nuestro trabajo, amistades, pareja, religión hasta cosas superficiales como el modelo del auto que tengo o a que lugar voy a vacacionar.
No hablaré de los tecnicismos sobre cómo conformamos nuestra identidad, pero sí haré una pequeña reflexión sobre la importancia que tienen las elecciones que realizamos cotidianamente en la constitución de la misma.
En la vida siempre tenemos aspiraciones, metas, proyectos de los cuales hablé en mi publicación anterior, estos pueden ser construidos desde dos lugares diferentes en líneas generales.
Desde EL IDEAL, que lleva a una gran exigencia y a tener grandes chances de sentirnos continuamente frustrados, ya que cuando uno construye en función de un ideal lo hace en base a algo que posiblemente sea imposible de alcanzar.
Otra particularidad de este modo de transitar la vida es que generalmente optamos por ideales que son socialmente compartidos, un ejemplo, quiero un Mercedes Benz porque todos sabemos que es un auto costoso, prefiero usar determinada marca de ropa porque para la mayoría de la gente con la cual me relaciono, es un símbolo de status social.
Este tipo de elección acerca de mi identidad adquiere valor fundamentalmente por la mirada de los otros, lo cual la convierteen frágil y vulnerable. Su esencia endeble radica en dos cuestiones, que el valor de mi identidad, mi “si mismo” estará determinado por lo que consideren los otros y el hecho que se deriva de esto: sabemos lo difícil que es dejar a todos contentos jajaja.
Aún cuando no pensemos en cosas materiales y mi ideal sea ser como Gandhi o la Madre Teresa estaré usando la misma lógica.

La otra vía de construcción es para mi la mas legitima y noble en términos de fortaleza y de bienestar. Son las elecciones que voy realizando en función de LO POSIBLE, lo que me hace ESENCIALMENTE SENTIRME FELIZ. Justamente este tipo de construcción de la propia identidad no queda tan expuesta a la consideración de los demás sino a mi deseo, a lo que realmente puedo y quiero para mi mismo y para aquellos que amo. Es lo que perdura a lo largo del tiempo y lo que a la larga o a la corta me define ante los demás. Creo que una prueba simple de mi hipótesis es que cuando preguntamos acerca de cómo es alguien siempre responderemos mas por sus características de personalidad que por el modelo de auto que tiene.
Creo que es algo para reflexionar no?

Pequeñas cosas, grandes proyectos.

Quizás parezca nuevamente obvio, pero muchas veces lo simple y sencillo pasa inadvertido en nuestra rutina, hasta que alguien por casualidad o una situación al azar nos lo vuelve claro y evidente.
Con frecuencia en el consultorio mis pacientes me preguntan como tienen que hacer para cambiar esto o aquello, mas de una vez me pregunto a mí mismo como enfrentar tal o cual situación, cual será la senda correcta para alcanzar determinada meta.
Cuando ello sucede, me viene a la mente una mañana de abril, hace casi 8 años atras, cuando ingresaba por primera vez a la universidad. Después de haber sido un pésimo alumno durante el secundario (preparatoria) ingresaba ya bien entrado a mis veinte y tantos años a la carrera de Psicología.
Contra todos los pronósticos, incluso los personales llegue a obtener mi licenciatura y hoy sigo estudiando un posgrado en especialización clínica. Esa mañana también me pregunte, como haría para enfrentar tal empresa, cuanto tiempo me llevaría, como tendría que hacerlo, cual sería la mejor forma.
Hoy retrospectivamente me contesto y les contesto a quienes me preguntan: “solo haciéndolo y deseándolo”.
El hacer nos lleva a dar los pasos necesarios que en algún momento se irán convirtiendo en un recorrido, en el camino transitado.
El desearlo nos da la fuerza para sortear las dificultades que irán presentando en su devenir, en su construcción.
Un amor, una amistad, una carrera, una familia, la solución a los problemas… nuestras propias vidas se van construyendo en el mientras tanto, en cada pequeña cosa que vamos realizando cotidianamente.
Justamente esto hace que aquello que vemos como rutina, se convierta en un momento único, en los bloques de aquello que vamos construyendo.
Los grandes proyectos no son otra cosa que una sumatoria de pequeñas cosas.

30/4/09

Ser Vulnerable

Muchas veces se asocia la sensibilidad con la debilidad, el fracaso, la imposibilidad, cuando en realidad esta cualidad implica un gran monto de fortaleza y se convierte en una manifestación de sinceridad con uno mismo y con los otros.
La sensibilidad es reconocer nuestras falencias, dificultades y porque no en forma indirecta algunas virtudes como la de entrar en consonancia con aquello que pasa a nuestro alrededor, por ejemplo el poder expresarle al otro la importancia que tienen sus palabras y actitudes en nuestra vida o conmovernos con las cosas pequeñas de la vida.
Esto se debe diferenciar con la vulnerabilidad, si vamos al diccionario a buscar el significado de esta palabra nos dice “que puede ser herido o dañado física o moralmente”
Se puede ser sensible sin convertirnos en vulnerables como así también vernos vulnerados por nuestra sensibilidad que es algo totalmente diferente.
No es lo mismo vernos heridos por las palabras de una persona amada, que tomar esa postura ante cualquier circunstancia.

22/4/09

Los pre-juicios, propios y ajenos.

Sinceramente nunca pensé en que la motivación inicial de una reflexión mía seria un video de youtube, el cual recomendaría que lo vean antes de seguir leyendo, aquí esta el enlace "http://www.youtube.com/watch?v=dSFP4XfE8jI" acerca de un concurso de canto, la versión inglesa de American Idol. Queda aquí plasmado mi primer pre-juicio.
Sabía de la existencia de este tipo de concurso, que desde mi óptica personal, siempre ha promovido el cinismo de reírse de los otros, o fomentar la idea de que el alcanzar algo importante en la vida, en este caso la fama, puede realizarse por un golpe de suerte. Pero esta vez he sido sorprendido, por la oportunidad de encontrar algo profundo, que me ha conmovido, en un terreno aparentemente muy llano.
No contare el video de esta señora llamada Susan Boyle, creo que seria mas rico que ustedes mismos lo vean y saquen sus propias conclusiones. Tratare tan solo de reflexionar que cosas de este video se han proyectado en mi y viceversa, que me han hecho conmover.
En primer término quiero decir que separo la palabra pre-juicio para comprender gráficamente la secuencia de esta acción, el adelantar a un juicio cuando la mayoría de las veces no tenemos la información suficiente para emitirlo, o si es así se le da un valor de absoluto. Un ejemplo que viene al caso: yo pensaba que en estos reality show nunca podría pasar nada que desde mi valoración personal valga la pena. He aquí los dos componentes de mi pre-juicio: no tengo la información suficiente para dicha afirmación y le doy un carácter de verdad absoluta. Primer reflexión ¿Qué hay acerca de nuestros prejuicios personales?.. estaría bueno pensar en ellos de vez en cuando.
Por otro lado quiero hablar un poco de esta señora Susan, quien se aparece como un símbolo de un conjunto de cuestiones humanas a las cuales, creo yo, no escapa la mayoría de nosotros.
Susan se ve desde mi pre-juicio estéticamente poco agraciada, no luce joven, esbelta, flaca, ni tiene pechos prominentes. ¿Cuántas veces sentimos ser Susan frente a otros y lo más triste de todos frente a nosotros mismos? ¿Cuánto hay de verdad en estas situaciones y cuánto de pre-juicio?
Susan ya no desde mi pre-juicio sino desde un juicio concreto, en tanto la he escuchado cantar, puede entre otras cosas (para no caer en la verdad absoluta) ser una representante de aquellas cosas que llevamos dentro. En este caso la belleza del canto, de lo genuino y autentico de su actitud. ¿Cuántas de nuestras fortalezas, talento y belleza interior no son expuestas por miedo al pre-juicio propio y ajeno?.
Para finalizar quiero tomar una frase de la propia Susan, al principio le preguntan porque no ha podido alcanzar su sueño y ella responde “No he tenido la oportunidad”, dejando nuestros sueños de lado me pregunto: ¿No será hoy un buen día para empezar a dejar mis prejuicios de lado?

14/3/09

Los límites

Siempre escucho "no hay limites","te falta ponerle limites a aquello", "en esta sociedad no hay limites".
¿Qué son los limites?, ¿para que sirven?, ¿qué relación tienen con la libertad y el autoritarismo? Están son algunas preguntas que me surgen al momento de pensar acerca de los límites. Como primera medida, y debo confesar que es algo que hago casi siempre, es en primer lugar recurrir al diccionario para ver cual es el verdadero significado de la palabra que me inquieta.
El Diccionario de la R.A.E dice: "Línea imaginaria o real que separa, dos terrenos, dos países, dos territorios" De esta primera explicación damos cuenta que los límites nos permiten DIFERENCIAR, ya sean cosas reales o imaginarias. Gracias a ello se puede tomar consciencia del bien y del mal, de lo mío y lo del otro, de lo que pertenece a mi intimidad y lo que es publico entre otras cosas.
La segunda acepción que aparece en el diccionario es "fin, término". Los límites nos permiten reconocer entonces la finalización de algo. La finalización de un ciclo en nuestra vida, de una relación afectiva, de un momento difícil, de la jornada de trabajo para entregarnos al ocio, etc.
El diccionario prosigue diciendo: "Extremo que puede alcanzar lo físico y lo anímico". De aquí rescato algo fundamental, que los límites casi siempre y para que sean efectivos, al menos eso pienso deben integrar estos dos aspectos, lo físico y lo anímico. Se me ocurre graficarlo de la siguiente manera, en un interrogante.

11/3/09

El y los silencios

Siempre he hablado del poder de las palabras, quizás porque trabajo con ellas y creo como dije anteriormente en su incalculable valor. ¿Pero que hay del silencio?
Posse una gran diversidad de aristas al igual que la palabra, en tanto diría que es una forma de comunicación, muchas veces en esto de tener incorporado tanto la palabra como mensaje concreto, nos olvidamos que “un silencio” puede ser un mensaje lleno de contenido. El silencio aparece ante emociones tan antagónicas como la felicidad y la tristeza, puede ser un signo de intimidad o un escudo donde refugiarse.
El silencio es necesario para escuchar que le pasa al otro y que nos pasa a nosotros mismos.
Da permiso a otras formas de comunicación, como lo gestual, el movimiento como las caricias, nos permite la introspección y otras veces la reflexión.
El poder practicarlo es un signo de salud, ya que no solo se hace silencio cerrando la boca, sino dejando de pensar, de hecho hay un síntoma dentro de la psicología que es la rumia mental. Para entenderlo y pido disculpas por lo rustico de mi explicación es cuando nuestra conciencia, por decirlo de alguna manera, no para de hablarnos.
En síntesis, de tanto en tanto, es bueno poder conectarnos con el silencio, ya que crea una atmosfera propicia para estar receptivos a aquello que nos pasa adentro y porque no también en el afuera.
Uno comparte el silencio con otro, entre otras, con aquellos que posee confianza y ha podido intimar (tener una intimidad), este muchas veces, es refugio de lo mas profundo del ser humano.

¡qué pensas acerca del silencio?

6/3/09

El valor de las palabras.

Pensando en este tema tan amplio como complejo elegí quizás caer en el simplismo, en función de poder transmitir conceptos más claros y accesibles, ya que en última instancia este blog no tiene por finalidad la divulgación científica, sino expresar tan solo reflexiones personales acerca de temas relacionados con el vivir humano.
Quisiera rescatar algunos aspectos acerca de la palabra que nos recuerdan cuan importante son en nuestra vida y en cierta forma cuestionar y disentir acerca de que “ las palabras se las lleva el viento”.
Desde lo antropológico, social y cultural la palabra ha permitido al hombre diferenciarse de las otras especies de este planeta. En el ámbito de lo humano, funciona como un estructurador psíquico, nos da acceso al mundo simbólico, a modo de ejemplo para entender este aspecto, diría que la misma permite expresar cosas no tangibles como la alegría, la pena, el amor y el deseo.
Através de las mismas podemos “curar” o hacer verdaderos estragos sin necesidad de apelar a recursos físicos.
Es una condición que en aquello que ha traumatizado al sujeto y lo hace sufrir generalmente nos encontramos con la ausencia de la palabra, con un vacío.
Cuando la palabra se rompe, no solo en el ámbito de la psicología, sino también en lo cotidiano hay una sensación que algo se derrumba y deja de existir. ¿Cómo nos hemos sentido alguna vez por no cumplir nuestra palabra o que otro haya faltado a la suya?
La palabra nos compromete, permite crear, relacionarnos con otros y ser civilizados, dejando de lado la barbarie. Como he dicho también permite “curar o aliviar las dolencias del alma” (no es por casualidad que a la iglesia se va a escuchar la palabra de Dios), pude ser símbolo de una caricia o de el mango de un puñal.

Volvamos a recuperar el valor de algo que nos hacer SER-HUMANO

3/3/09

Los proyectos

En este mundillo de satisfacciones instantáneas, del aquí y ahora, del vivir el momento, los proyectos han quedado un poco devaluados.
Estos son efímeros, nos enfrentan con la peligrosa incertidumbre, en un ámbito en el cual la estabilidad se ha convertido en una moneda gran valor, debido a que el contexto social y cultural se ha vuelto un poco inestable e impredecible.
Pero hace poco me han sorprendido y me han enseñado el gran valor que tienen los proyectos por diversas cuestiones, he aquí algunas de ellas.
-Los proyectos van de la mano de nuestras utopías e ideales que como ya he dicho, pienso que son las que orienta el timón de nuestro barco en el océano que es la vida.
- Estos también nos convierte en seres poseedores del Deseo, condición fundamental para motorizarnos en la vida en tanto mueve la maquinaria de la voluntad humana.
Mientras hay Deseo hay existencia subjetiva, espiritual y fisica.
Es por ello que creo que hay que festejar nuestros proyectos, porque como bien dice la palabra, denuncian nuestra capacidad de proyectarnos en un futuro mediato o no tanto en una realidad distinta, dándole un contenido invalorable a nuestra vida.
Justamente una de las cosas que me han sorprendido hace algunos años atrás trabajando con niños de poblaciones muy marginales era su incapacidad de proyectarse en el futuro. Infiero por ello que la falta de esta virtud queda asociada a la pobreza en todos sus aspectos y dimensiones.
Gracias, Pía por hacerme dar cuenta de todo esto.

1/3/09

Tratamiento Psicoterapéutico y psicopedagógico de niños y adolescentes



Cualquier actividad en la que participen niños o adolescentes  siempre se debe tener ciertos cuidados especiales.  Para ello en el staff del Centro Psicológico San Miguel contamos con profesionales psicólogos y psicopedagogos especializados en la atención de los más pequeños.
A diferencia de los tratamientos con adultos, en estos casos el profesional  tienen una entrevista previa con los padres o el adulto responsable del niño.
En la misma se evaluara los detalles del caso y se decidirá si es necesario el comienzo de un proceso terapéutico, la continuación de solo de entrevistas de orientación a padres en las cuales solo concurren los adultos o la derivación a otras especialidades.
Es importante saber que en estos procesos es importante el compromiso y la participación activa de toda la familia, en especial de los adultos.

5/2/09

Destruir para luego re-construir

Creo que unos de los caminos para reconstruir aquellas relaciones humanas rotas es primero “destruyéndolas” y no quiero que se tome este verbo en sentido literal.
Muchas veces me encuentro con el obstáculo de no poder ayudar a regenerar una relación porque aún no se ha destruido por completo.
En estos términos “el destruir” equivale a que la persona pueda reconocer abiertamente frente a sí mismo que algo no anda bien con un otro. Generalmente hay bronca, resentimientos, odios de los cuales no se pueden hablar y la persona no los llega a reconocer en forma franca sino parcial.
Muchas veces este estancamiento del “proceso de destrucción” se da por las contradicciones y culpa que nos genera tener sentimientos hostiles hacia personas que realmente amamos o son significativas para nosotros.
Por ejemplo como un padre puede tenerle bronca a un hijo, o un hijo sentir deprecio por su madre o hermano.
En síntesis creo que el destruir del cual me refiero no es justamente el eliminar el vínculo con la otra persona sino todo lo contrario, poder elaborar y transformar los sentimientos negativos en una vía de reconciliación.
No se puede reparar o reconstruir aquello que no se haya roto primero.

28/1/09

El verdadero sentido de la libertad

Hoy a raíz de una situación laboral me he dado cuenta del verdadero sentido de lo que es la libertad. Me vi en la obligación de tener que decidir entre lo ético, la moral, la consideración por los otros y el dinero.
El punto que mas allá de haber elegido lo primero y no último (lo cual no me define necesariamente como un ser moral y ético). Es poder haber ELEGIDO libremente en pos de mis convicciones personales y sentirme tranquilo conmigo mismo.
Justamente creo que de ello se trata la libertad, el elegir lo que uno quiere para su vida y saber que puede hacerse responsable de sus consecuencias. Aún cuando elija como prioritario lo material, el egoísmo y la ambición.
De esta forma la vida deja de ser producto del destino, del azar o bueno o mala suerte. Uno se apropia de ella y se siente protagonista de su construcción.
No hay nada mas feo que sentir que uno vive una vida que no elige
En síntesis la libertad absoluta no es posible, pero si uno la puede vivenciar en algunas cuestiones de su vida.

8/1/09

Las dos clases de egoísmo

En mi labor terapéutica he hallado dos tipos de egoísmos.
Uno al que llamo “sensato” en el cual la persona expresa abiertamente sus actitudes de ponerse así mismo por sobre todas las cosas frente al mundo.
Mas allá que sea el cual al común de la gente le resulte mas repulsivo, en lo particular lo creo el menos dañino, tanto para el egoísta en cuestión, como para las personas que lo rodean Creo que ello se debe a su cuota de franqueza.
El segundo lejos, me parece mas pernicioso y especulativo por no ser abierto y directo, a este he de llamarlo “egoísmo generoso”.
Este subtipo lo he hallado curiosamente en personas que siempre dan todo a los demás, los que viven haciendo favores, los que siempre dan sin importar las consecuencias o aunque no tengan para ellos mismos, los que toleran las malas actitudes ajenas y responden siempre con una sonrisa justificando al prójimo.
Son esos que se los escucha decir “yo vivo dando todo a la los demás”
Estos generosos y des-interesados (la separación es intencional), justamente son interesados solo en ellos mismos al buscar con su actitud “generosa” la aprobación y el afecto de los otros, que muchas veces termina por ser una acto no solo egoísta consigo mismos.

Muchas veces un NO verdadero y justificado puede ser mas generoso que un SI poco convincente.