24/9/11

La terapia se construye con palabras y acciones al igual que la vida.

Quizás por la gran influencia de ciertas escuelas psicológicas en nuestro país,  es que desde el imaginario social se le da mucha importancia a la palabra como herramienta terapéutica  para abordar los conflictos. 
Es por ello que al momento de pensar en la terapia generalmente nos imaginamos un lugar donde lo que decimos o contamos, tiene mucho valor al igual que las interpretaciones, señalamientos o sugerencias que vierte el terapeuta.
Si bien la palabra tiene un valor inconmensurable dentro de nuestras vidas de la misma manera que lo tiene en la terapia, el pensar solo en términos de palabra creo que termina por desprestigiarla.
Hay un dicho muy popular en nuestro país el cual dice:  “Las palabras se las lleva el viento”
Esta frase desde mi punto de vista refiere a que cuando las palabras no están acompañadas de una ACCIÓN y un CONTENIDO son palabras que carecen de sentido..
Con esto quiero llegar a la idea que en una terapia, no solo es  importante aquello que nos dice el paciente o lo que dice el terapeuta, sino que también las acciones y las conductas que genera la terapia en la persona, ya sean dentro y fuera de la misma.
Una terapia construida solo por palabras y carente de acciones que le den a la persona que se trata un mayor bienestar es un barco a la deriva.

Lic. Facundo Alvarez
Mat. Nac. 45759
Mat. Prov. 95.457

2/8/11

La importancia del PROYECTO DE VIDA



La importancia del proyecto de vida.

Pocas veces reparamos acerca de la importancia de tener un proyecto de vida,  incluso dentro de la terapia muchas veces se nombra este concepto pero por lo general no es tratado como un tema central como lo podría ser por ejemplo la angustia que aqueja a la persona o su relación de pareja 

Frecuentemente el proyecto de vida se relaciona con la adolescencia o la juventud, si bien en cierta manera esto es lógico, ya que son las etapas evolutivas en el cual vamos forjando nuestro proyecto esto es algo que debe continuar dinámicamente en la adultez y en la vejez. Ha sido curioso, justamente confirmando mi idea anterior que al momento de preguntarle a varios de los adultos que realizan un proceso terapéutico, no han sabido responder concretamente acerca de cual era su proyecto de vida.

El tener un plan de vida es poder contar con un mapa que hemos confeccionado en base a lo que queremos y deseamos, una brújula que nos ira  guiando en las decisiones que tomamos constantemente. Este plan permite desde el presente proyectarme y construirme al futuro, tomando o valiéndome de cosas que también traigo de mi pasado.   

 Así mismo nuestro plan de vida se relaciona también con la construcción dinámica y continua de nuestra identidad. Es una síntesis de lo que soy y aquello que quiero ser, en los diferentes ámbitos de la vida.

Como he planteado anteriormente, si deseamos llegar a un determinado lugar, cambiar algo que no funciona en nuestra vida, de tanto en tanto es bueno ponernos a pensar si lo que estamos haciendo tiene que ver con lo que queremos y podemos hacer con nuestro vivir cotidiano.





28/4/11

Relaciones de PAREJA?

Relaciones de PAREJA?

El desarrollo humano se ha constituido en base a lo que Freud llamó instinto gregario, ese impulso que ha tenido el hombre de vivir juntos a otros en comunidad.
De ésta manera se han conformado la sociedades en las cuales su principal grupo es la familia, la cual se constituye inicialmente con una pareja.
Creo que denominar PAREJA a la unión de dos personas de diferentes o un mismo sexo, las cuales poseen un vínculo afectivo, ha sido una idea poco feliz y funcional, ya que, quién transita un camino junto a otro se da cuenta a medida que pasa el tiempo que de parejo los vínculos no tienen nada. Creo que éste término refleja uno de los grandes mitos de la humanidad y que podemos observar en la mitología griega si se lee a Aristóteles en el Discurso de Aristófenes.
Allí se puede observar de donde proviene la idea por no decir ilusión de completud que percibimos la mayoría de los seres humanos cuando transitamos las etapas iniciales del enamoramiento.
La otra persona para ser esa pieza que nos faltaba en nuestro rompe cabezas aunque muchas veces lo que se termina rompiendo es la ilusión con el correr del tiempo.
A medida que una pareja va conociéndose más profundamente aparecen las diferencias que van empañando la imagen inicial. Educaciones diferentes, al igual que valores, proyectos, formas de reaccionar o de sentir frente a una misma situación, experiencias anteriores que quizás dejan miedos, fantasías de engaños o inseguridades.
Hay ciertas ideas filosóficas y psicológicas que ven al amor entre dos personas como una empresa destinada al fracaso.Psicologos en san miguel, psicopedagoga en san miguel, terapia de pareja en san miguel
Yo en lo particular no soy tan pesimista, creo que sí es algo complejo, que requiere de tiempo porque es un proceso, de constancia para superar los obstáculos y situaciones, de mucha creatividad para no ser devorado por la rutina y los cambios que cada integrante va teniendo en la medida que el tiempo avanza y la dinámica cambia.
Una de mis teorías es que las relaciones son tan complejas porque si bien somos educados, en el mejor de los casos para vivir en sociedad, del AMOR y la PAREJA nadie nos habla y nos enseña.
Bien luego de esta introducción un poco filosófica lo que quiero transmitir son algunas cuestiones que creo básicas para la constitución y mantenimiento de una pareja.Psicologos en san miguel, psicopedagoga en san miguel, terapia de pareja en san miguel

Primero creo fundamental tener el concepto de SER COMPLEMENTARIOS, la unión de dos personas básicamente debe tener por objetivo el crecimiento y el bienestar de sus integrantes. Esto se puede lograr a partir de enriquecernos con lo diferente, de lo que el otro tiene de diferente a mi persona. Por ejemplo, un punto de vista diferente y más funcional frente a una situación que me resulta dolorosa, el impulso o el deseo que tiene ante cuestiones que para mi resultan un obstáculo. Llevándolo a una situación real se me ocurre decir por ejemplo, si yo soy un poco antisocial aprendo a ser mas sociable como lo es mi pareja. Pero cuidado! eso no quiere decir que lo que hace el otro es mejor y yo también me veo obligado a hacerlo. Muchas veces el solo aceptar que el otro es distinto a mi y darle la libertad de que así sea, ya es de por sí un acto enriquecedor.
Siguiendo con la idea anterior creo que viene al caso hablar de RESPETO. Psicologos en san miguel, psicopedagoga en san miguel, terapia de pareja en san miguel

A medida que pasa el tiempo lo normal es que cada uno tenga y quiera tener su propio espacio para sus cuestiones personales, como por ejemplo cultivar sus amistades, relaciones familiares, practicar un deporte, tener un proyecto personal. Es muy saludable que en la pareja exista un grado de CONFIANZA que le permita a cada uno también poder hacer cosas que lo hagan sentir bien consigo mismo sin tener o sentir la obligación de tener que hacerlas con el otro.     
Psicologos en san miguel, psicopedagoga en san miguel, terapia de pareja en san miguel
Los buenos canales de COMUNICACIÓN son fundamentales, primero para poder expresarle al otro que es lo que siento y me sucede, tanto lo bueno como lo malo. También es fundamental para poder llegar a la NEGOCIACIÓN y establecer acuerdos.
Psicologos en san miguel, psicopedagoga en san miguel, terapia de pareja en san miguel
Por último haré referencia a la teoría triádica del amor del psicólogo americano Robert Sternberg que plantea el amor compuesto por tres elementos fundamentales: la INTIMIDAD que refiere, a mi entender, a que se genere una relación singular entre las personas con códigos propios independientes a la sociedad y grupos de pertenencia como la familia. LA PASIÓN que es una emoción o sentimiento muy intenso y el COMPROMISO.Psicologos en san miguel, psicopedagoga en san miguel, terapia de pareja en san miguel

29/3/11

Sostener los problemas propios y ajenos

Unas de las tantas cosas que hacemos los seres humanos es dar vida y sostener aquello que muchas veces nos daña.
Con bastante frecuencia me encuentro en la consulta psicológica con individuos que padecen de un determinado problema, se quejan; les causa sufrimiento y tristeza, pero al mismo tiempo les es bastante dificultoso salir de la situación en cuestión.
En general el hombre padece de una cierta “miopía” respecto a sus propios problemas y también en relación a aquellos que no le son propios pero que le afectan. Comúnmente resulta más fácil, señalar al otro como aquel que no puede cambiar, o responsabilizar al azar o a la vida de dicha situación.
Cada vivencia que uno tiene, sea buena o mala, es tambien  producto de lo que uno construye, los lugares que elije ocupar y sostener.
Un ejemplo bastante típico, son las relaciones familiares o afectivas, cuando no laborales, de carácter disfuncional, en el cual aparece un hostigador que castiga y hostigado que padece. Sea cual fuere el lugar que la persona ocupa, cabe la reflexión y la pregunta, ¿qué le pasa a uno que se ve envuelto en esto?
Para que se de una determinada relación, sea con uno,o con otra persona , siempre existe un convenio (muchas veces no explicito o consciente), reglas que se siguen al pie de la letra, para que el juego pueda existir. Un ejemplo simple sería que para que haya un juego de tenis, tiene que haber al menos dos que estén de acuerdo en devolver la pelota.
Aún cuando el problema sea consigo mismo, siempre se esta ocupando un lugar “imaginario", por así decirlo, respecto a un otro. Aquí la pareja del juego no será una persona real, sino aquellas que tenemos adentro.
En síntesis lo que quiero expresar, es que por un lado siempre existe un problema en la medida que la persona lo alimente de una forma u otra. Por ultimo, creo, que uno de los caminos posibles para solucionarlos es enfrentarlos. Preguntarse así mismo, que es lo que uno hace para que una situación determinada perdure.

Siempre hay un camino para estar mejor, ¿se tratara de buscarlo al menos una vez?

10/3/11

Depresión

Los seres humanos tenemos la costumbre de rotular las cosas, de poner etiquetas, tanto a los demás cómo a nosotros mismos.
Esto en cierta medida es una función natural que tiene nuestro cerebro para poder organizar la información y tener un orden. En muchos casos, como por ejemplo cuando nos sentimos mal y no sabemos que nos pasa, una forma de mitigar la angustia y la incertidumbre es rotular con el nombre de una patología aquello que nos pasa.
Con frecuencia llega a mi consultorio personas que al preguntarles que les pasan, arrancan diciendo “estoy deprimido” o “vengo a acá porque tengo depresión”. Estas cuestiones  si bien es un intento fallido de poder poner en palabras los que no pasa, muchas veces generan una mayor cantidad de fantasías de enfermedad y un aumento ansiedad.
La Depresión como tal debe diferenciarse de otros trastornos del ánimo como por ejemplo la tristeza, una situación de duelo, estrés, otros tipos de síndromes o crisis evolutivas cómo la adolescencia, la menopausia en las mujeres, andropausia en los hombres, etc. Patologías graves como las psicosis distímicas entre las cuales encontramos la Depresión Mayor,
Se debe realizar un diagnóstico precisó y determinar si se trata de Depresión propiamente dicha o es un síntoma asociado a otro trastorno.
Para no generar confusión y perder la posibilidad de clarificar expondré solo las características de la depresión que aparece con mayor frecuencia en el consultorio.
Respecto a su origen puede ser variado, desde una situación de perdida, ya sea la muerte de un ser querido, una separación, el estar expuesto de manera excesiva a presiones, perdida de trabajo, conflictos irresueltos o trastornos físicos o alimenticios.
Su inicio es súbito y estará asociado al suceso o factor que la causa.
Su duración puede ir de los 3 a los 12 meses, en algunos casos un poco mas y se puede a cronificar si no se trata.
Se caracteriza por un estado de ánimo que es mas favorable por las mañanas y va empeorando hacia la noche.
Aparecen en el sujeto muchos sentimientos persistentes de tristeza, vacío, desesperanza, culpa. Una visión muy negativa de las cosas y de sí mismo. También el sujeto suele sentirse inútil e impotente.
Se pierde el interés por las tareas cotidianas, no solo aquellas en relación al trabajo o las obligaciones si no que también esas que nos causan placer, como los pasatiempos, el ocio, el compartir con amigos, familia o pareja
Lo físico también se ve afectado observándose falta de energía, fatiga, contracturas musculares en especial en la espalda y zona cervical. Trastornos del sueño y del aparato digestivo, como dolores abdominales, intestinales, alimenticios.
En síntesis es importante más allá de los síntomas expuestos anteriormente que el terapeuta realice un correcto diagnostico sin perder de vista las cuatro grandes áreas del ser humano, lo físico, psíquico, social y espiritual.
La terapia de la depresión desde mi punto de vista debe hacer foco principalmente en tres cuestiones, el factor que la causa, la respuesta inadecuada que esta teniendo la persona frente a esta, debiendo encontrar junto al terapeuta herramientas concretas y efectivas. Por último las emociones que se ponen en juego en la situación.

24/2/11

¿Que es una psicoterapia focalizada?

En la actualidad y afortunadamente existen mas de una veintena de abordajes terapéuticos por nombrar algunos el sistémico, psicoanalítico, transpersonal, cognitivo, existencial, conductista, etc.
Digo afortunadamente por que cada paciente es diferente al igual que las problemáticas que nos traen a su consulta.  El pretender que haya una sola línea de abordaje que sirva para todos es una verdadera utopía.
Dentro de este universo de teorías con sus respectivas herramientas para ayudar al consultante (paciente)*1 están las psicoterapias focalizadas.
Quisiera hablar un poco de ellas ya que hay malas interpretaciones acerca de lo que son, y por que más de una vez despiertan fantasías erróneas en los pacientes que me consultan.
La terapia focal no es sinónimo de terapia BREVE, más allá que según lo que se pacte entre el paciente y terapeuta termine siendo una terapia de corto plazo.
Lo focal hace referencia a dos cuestiones:
-          A que es una terapia en la cual se establece una o varias temáticas a tratar puntualmente, cosa que en la terapia breve no siempre sucede.
-          Por otra parte entre el terapeuta y el consultante se definen objetivos definidos a alcanzar que no siempre se dan en un lapso corto, mientras que en las terapias breves solo se determina un periodo breve, valga la redundancia de tiempo.
Bien podríamos graficarlo de esta manera para que se entienda TERAPIA FOCAL = TEMATICAS + OBJETIVOS.
 Las temáticas a tratar generalmente son aquellas que trae el paciente, pasa que muchas veces, pero no siempre, en medio de la angustia, el dolor o la ansiedad la temática que trae el paciente es solo el síntoma de una cuestión mucho mas profunda.
Por ejemplo el caso de un consultante que años atrás me planteo en su momento, que el tema central que lo aquejaba era una mala relación con su hija. Obviamente este tema fue tratado pero en el transcurso del proceso terapéutico terminamos descubriendo y trabajando sobre su historia de abandono en la infancia y como esto estaba influyendo es su relación actual con su hija.
Vuelvo a repetir no siempre es así, en algunos casos la problemática que trae el consultante y sobre la cual se trabaja no posee otras temáticas subyacentes y se opera fundamentalmente sobre ello.  Por último estarán los  casos que traen una serie de variedad de problemas que serán necesarios clasificar por importancia y urgencia para ir resolviéndolos.
Al momento de realizar una consulta a un psicólogo creo que es bueno pensar algunas de estas cosas y plantárselas al terapeuta.
Porque concurro a terapia, cuales son las motivaciones que tengo para hacerlo, ya que el solo hecho de tener un problema sin resolver no es suficiente. Se debe  tener muy en claro si esta dispuesto a comprometerse y a trabajar esforzándome dentro y fuera de la terapia para mejorar. Si tengo en cuenta que no solo del profesional dependerá que sea un lugar para crecer, conocerme y sentirme mejor con mi vida, si no que también dependerá de lo que yo aporte para que ello suceda.
Quizás a mas de uno le rompa la fantasía que el psicólogo te soluciona los problemas, lamentablemente o quizás por suerte no es así.
Sí así fuese nos convertiríamos dependientes de un terapeuta para toda la vida en tanto no podríamos conducir nuestra vida en forma autónoma y madura. Por otra parte en todos estos años que llevo como paciente (ya que hago terapia) y como terapeuta no conozco ni he oído de un psicólogo que pueda por si solo solucionarle la vida a sus consultantes. Pero si de consultantes que dejan su terapia por que se rompe la ilusión de que otro el terapeuta no les solucionó nada en sus vidas.        

11/2/11

¿Cuando acudir a un psicólogo?

Si bien este es un tema difícil, ya que se trata de una decisión muy personal, tratare de poner algunos parámetros desde mi experiencia como profesional y paciente. Cómo ustedes bien saben, la mayoría de los psicólogos, también tenemos la obligación de tratar nuestros propios temas con otro terapeuta.
Empezaría por decir que un buen momento para comenzar es cuando la insistencia de la problemática que a uno lo aqueja lleva más de un año.
Cuando el sujeto ya ha intentado soluciones no solo por sí mismo sino que también con ayuda de otros y estas han fracasado.
Cuando aparecen síntomas físicos y el cuerpo nos avisa que algo en nosotros no anda bien, como por ejemplo trastornos gástricos, migrañas, alergias, dolores de espalda, cansancio crónico, taquicardia, sudoración en frío, decaimiento y bajo rendimiento en las actividades cotidianas y relaciones, trastornos de la alimentación, etc,
Quiero aclarar que estas sintomatologías no son por sí mismas originadas por un trastorno psíquico pero es muy común encontrarlas asociados a este.
Cuando en lo emocional se manifiesta la tristeza, estados depresivos, ambivalencia, reacciones agresivas sin motivo que la justifiquen, falta de motivación o deseo, intolerancia, irritabilidad, angustia, sensación de impotencia frente a las dificultades, ansiedad, etc.
Cuando en lo social, nuestras relaciones se vuelven inestables, hay un repliegue y una falta de interés hacia las mismas, sensación de no sentirse cómodo en ningún ámbito.
También frente a circunstancias difíciles de la vida como por ejemplo la muerte o enfermedad de un ser querido, la interrupción de un vinculo afectivo, entre otras.
El pedir ayuda profesional es acudir a otro que me ayude a encontrar las herramientas para: reconocer, enfrentar y posteriormente solucionar los problemas.
Hago esta aclaración porque más de una vez llega gente a terapia sin reconocer cabalmente que tiene un problema, si no que buscan que el psicólogo les diga cual es su problema y la solución de este.
Es importante al momento de pedir ayuda algunas cuestiones de las cuales profundizaré en otro artículo. No hay terapia que funcione, si la persona no se siente convencida de que lo que esta haciendo le ayudará. En pocas sesiones no se puede cambiar lo que se trae hace muchos años, la terapia es un proceso y como tal requiere de tiempo, mucho compromiso y dedicación.

10/2/11

¿Para que le sirven los limites a nuestros hijos?

Primero y creo que es lo fundamental de esta cuestión es que los limites tanto en los niños como en los adolescentes les permiten sentirse seguros, que hay alguien que los mira, los cuida y les enseña a vivir.
Existe una autoridad, y como bien lo dice la raíz latina de esta palabra auguere, es ayudar a crecer.

Permite desarrollar una óptima autoestima ya que el individuo tendrá como modelo a imitar padres seguros de si mismos y consistentes.

A tener tolerancia a la frustración sin que ello implique una tragedia, el saber que a veces en la vida se puede perder o en el mejor de los casos se debe esperar.

A protegerse y defenderse ellos mismos ya que también aprenderán a decir que no. De esta forma aprenden a cuidarse de flagelos tan comunes como el consumo de drogas, alcohol o comportamientos delictivos.
Respecto a esto el otro día leyendo el diario leía de una banda de delincuentes conformada por jóvenes de clase media alta, muchas veces relacionamos los limites con la posición social, pero no es así, los problemas con las drogas hoy no depende exclusivamente de la posición social, sino fundamentalmente de la falta de educación que puede darse en una familia de bajos recursos como en aquellas de un buen poder adquisitivo.


A transmitirle valores como el respeto por los otros, el orden, la tolerancia, la capacidad de con-vivir con otros.

Creo que en síntesis a ser individuos libres, ya es libre el tiene limites, sino siempre dependerán de otro que se los imponga.

Darle un marco de estabilidad emocional y psíquica, mediante los limites permiten dar un marco necesario para el establesiemento de una rutina clara que le permite al individuo ordenarse y tener conductas predecibles.

Limitar acertada e inteligentemente determinadas conductas de los niños y adolescentes no los traumatiza, por el contrario, favorece su proceso de maduración. Es importante poder poner límites, sin olvidarse en el intento, de respetar la curiosidad de los niños; ya que un mundo sin leyes, sin orden, sin patrones no ayuda a crecer.
El límite bien puesto es un acto de amor.