28/1/09

El verdadero sentido de la libertad

Hoy a raíz de una situación laboral me he dado cuenta del verdadero sentido de lo que es la libertad. Me vi en la obligación de tener que decidir entre lo ético, la moral, la consideración por los otros y el dinero.
El punto que mas allá de haber elegido lo primero y no último (lo cual no me define necesariamente como un ser moral y ético). Es poder haber ELEGIDO libremente en pos de mis convicciones personales y sentirme tranquilo conmigo mismo.
Justamente creo que de ello se trata la libertad, el elegir lo que uno quiere para su vida y saber que puede hacerse responsable de sus consecuencias. Aún cuando elija como prioritario lo material, el egoísmo y la ambición.
De esta forma la vida deja de ser producto del destino, del azar o bueno o mala suerte. Uno se apropia de ella y se siente protagonista de su construcción.
No hay nada mas feo que sentir que uno vive una vida que no elige
En síntesis la libertad absoluta no es posible, pero si uno la puede vivenciar en algunas cuestiones de su vida.

8/1/09

Las dos clases de egoísmo

En mi labor terapéutica he hallado dos tipos de egoísmos.
Uno al que llamo “sensato” en el cual la persona expresa abiertamente sus actitudes de ponerse así mismo por sobre todas las cosas frente al mundo.
Mas allá que sea el cual al común de la gente le resulte mas repulsivo, en lo particular lo creo el menos dañino, tanto para el egoísta en cuestión, como para las personas que lo rodean Creo que ello se debe a su cuota de franqueza.
El segundo lejos, me parece mas pernicioso y especulativo por no ser abierto y directo, a este he de llamarlo “egoísmo generoso”.
Este subtipo lo he hallado curiosamente en personas que siempre dan todo a los demás, los que viven haciendo favores, los que siempre dan sin importar las consecuencias o aunque no tengan para ellos mismos, los que toleran las malas actitudes ajenas y responden siempre con una sonrisa justificando al prójimo.
Son esos que se los escucha decir “yo vivo dando todo a la los demás”
Estos generosos y des-interesados (la separación es intencional), justamente son interesados solo en ellos mismos al buscar con su actitud “generosa” la aprobación y el afecto de los otros, que muchas veces termina por ser una acto no solo egoísta consigo mismos.

Muchas veces un NO verdadero y justificado puede ser mas generoso que un SI poco convincente.