17/12/13

La angustia de separación en los niños



Las despedidas con llantos y rabietas son habituales en los primeros años de vida de un niño. Muchos niños, cuando alcanzan la edad de 1 año aproximadamente, desarrollan ansiedad a separación y se sienten mal cuando sus padres intentan dejarlos con otras personas.
Aunque la ansiedad de separación es perfectamente normal en el desarrollo de un niño, puede ser inquietante.
Entender lo que le está ocurriendo al niño y conocer algunas estrategias para enfrentar el problema puede ayudarles tanto a usted como a su hijo a atravesar estos momentos difíciles.
Cómo se desarrolla la ansiedad de separación En psicologos en san miguel
Los bebés suelen adaptarse muy bien a otros cuidadores. ¡Es probable que sientan más ansiedad por la separación los padres que el bebé! Mientras se satisfagan sus necesidades, la mayoría de los bebés menores de 6 meses aceptan fácilmente a otras personas.
Entre los 4 y 7 meses, los bebés desarrollan el sentido de permanencia de los objetos y aprenden que las cosas y las personas siguen existiendo aunque ellos no las vean.
El estrés puede desencadenar ansiedad
Entre los 8 meses y 1 año de edad, los niños se vuelven cada vez más independientes, sin embargo, también aumenta en ellos la incertidumbre respecto a separarse de sus padres. En este momento es cuando se desarrolla la ansiedad de separación, y un niño puede ponerse nervioso y alterarse cuando uno de sus padres intenta irse.

La edad en la que aparece la ansiedad por separación puede variar de un niño a otro, algunos nunca llegan a experimentarla.Generalmente se desencadena frente a ciertos acontecimientos estresantes pueden provocar sentimientos de ansiedad respecto a separarse de sus padres: una situación nueva relacionada con la manera en que recibe los cuidados o un cuidador nuevo, el nacimiento de un hermano, mudarse a un sitio nuevo o tensiones en el hogar.
¿Cuánto dura la ansiedad de separación? Varía, dependiendo del niño y de cómo respondan los padres. En algunos casos, según sea la personalidad del niño, la ansiedad de separación puede durar desde la primera infancia hasta los años de la escuela primaria. En los casos en los que la ansiedad de separación interfiera con las actividades normales de un niño, puede ser una señal de que existe un trastorno más profundo de ansiedad de separación. Si la ansiedad de separación aparece de repente en un niño más mayor, podría haber otro problema, como acoso escolar o abusos o malos tratos.
La ansiedad de separación es diferente de los sentimientos normales que experimentan los niños mayores cuando no quieren que uno de sus padres se vaya. En esos casos, la angustia normalmente se supera si se distrae al niño suficientemente, y no volverá a presentarse hasta que el progenitor regrese y el niño recuerde que se había ido.
Y los niños comprenden el efecto que este comportamiento tiene sobre los padres. Si usted entra corriendo en la habitación cada vez que su hijo llora y luego se queda más tiempo o anula sus planes, su hijo continuará usando esta táctica para evitar la separación.

Qué siente usted

Durante esta etapa, usted podría experimentar diferentes emociones. Puede ser gratificante sentir que su hijo está tan apegado a usted como usted a él. Pero también es probable que se sienta culpable cuando se tome tiempo para usted, deje al niño con un cuidador o se vaya a trabajar. Y podría empezar a abrumarse por la cantidad de atención que su hijo parece necesitar.
Tenga presente que la resistencia de su pequeño a que usted se vaya es un signo bueno que indica que se ha producido un apego saludable entre usted y él o ella. Al final, su hijo logrará recordar que cuando usted se va siempre vuelve, y eso será suficiente para que se quede tranquilo mientras usted está fuera. Esto también permite que los niños desarrollen habilidades de afrontamiento y una cierta independencia.

Hacer las despedidas más fáciles www.psicologossanmiguel.com.ar
Estas estrategias pueden ayudar a los niños y a los padres a atravesar esta época difícil:
  • Elegir el momento adecuado. Intente no llevar a su pequeño a una guardería entre los 8 meses y 1 año de edad, cuando es más probable que aparezca la ansiedad de separación por primera vez. Además intente no separarse de su hijo cuando éste pueda estar cansado, con hambre o nervioso. Si es posible, programe el momento de su partida después de las siestas y las comidas.
  • Practicar. Haga prácticas con su hijo para separarse de él y para que vaya conociendo poco a poco a las personas y los lugares nuevos. Si piensa dejar a su hijo al cuidado de un familiar o una nueva canguro, invite a la persona antes para que pasen un tiempo juntos mientras usted está presente. Si su hijo va a empezar a ir a una nueva guardería o colegio, visiten el lugar juntos unas cuantas veces antes de que se dejarlo todo el horario completo. Practique dejando a su hijo con un cuidador durante cortos períodos de tiempo, para que pueda acostumbrarse a estar separado de usted.psicologos infantiles en san miguel
  • Transmita tranquilidad y sea coherente. Cree un ritual para irse, de modo que pueda despedirse de un modo agradable, amoroso y sin vacilaciones. Transmita a su hijo serenidad y confianza. Tranquilícelo comunicándole que va a volver y explíquele cuánto tardará en regresar con conceptos que su hijo pueda entender (por ejemplo, después de comer), porque todavía no puede comprender la noción de tiempo. Concédale toda su atención al despedirse, y cuando diga que se va, hágalo; si vuelve, sólo empeorará las cosas.www.psicologossanmiguel.com.ar
  • Cumpla sus promesas. Es importante que regrese en el momento en que le ha prometido hacerlo. Esto es esencial; de esta manera, su hijo desarrollará la confianza de que puede afrontar ese tiempo de separación.
Por muy difícil que le resulte separarse de su hijo cuando éste llora y grita llamándole, es importante que confíe en que la persona que lo cuida podrá hacerse cargo de la situación. Puede ser de ayuda para usted y el niño que establezca una hora a la que llamará para comprobar que todo anda bien, quizá entre unos 15 y 20 minutos después de haberse ido. En ese tiempo, la mayoría de los niños ya se habrán calmado y estarán jugando con otras cosas. ¡No se permita ceder enseguida ni llamar antes de lo programado!
Si usted está cuidando al hijo de otra persona que está experimentando ansiedad de separación, intente distraer al niño con una actividad o juguete, o con canciones, juegos o cualquier otra cosa divertida. Quizá tenga que probar varias cosas hasta encontrar algo que atraiga la atención del niño.
Además, intente no mencionar al padre ni a la madre, pero responda a las preguntas del niño sobre sus padres de manera simple y sincera. Podría decirle: Mamá y papá volverán enseguida cuando acaben de cenar. ¡Vamos a jugar con este juguete!

Es sólo algo temporal
Recuerde que esta etapa pasará. Si a su hijo nunca lo ha cuidado nadie aparte de usted, si es tímido por naturaleza o está sometido a otros factores estresantes, la separación puede ser para él peor que para otros niños.
Confíe en su instinto. Si su hijo se niega a estar con algún canguro o a ir una determinada guardería o muestra otros signos de tensión, como dificultades para conciliar el sueño o pérdida de hambre, podría haber algún otro problema en con el lugar o la persona que lo cuida.
Si su hijo experimenta una ansiedad de separación intensa que se mantiene en la edad preescolar, la escuela primaria o más tarde y que interfiere con las actividades cotidianas, coméntelo con su pediatra. Esto podría ser un signo de un problema poco frecuente pero más serio que se conoce con el nombre de trastorno de ansiedad de separación.
Los niños con trastorno de ansiedad de separación tienen miedo de perder a sus familiares y a menudo están convencidos de que va a ocurrir algo malo. Hable con su médico si su hijo muestra signos de este trastorno, como:
  • síntomas de pánico (como náuseas, vómitos o dificultades para respirar) o crisis de angustia antes de que uno de los padres se vaya
  • pesadillas relacionadas con la separación
  • temor a dormir solo
  • temor excesivo a perderse o ser secuestrado o ir a los sitios sin los padres
En la mayoría de los niños, la ansiedad por separarse de sus padres se supera sin necesidad de atención psicológica. En caso de continuar con los síntomas siempre es bueno consultar.


Fuente: D, Arcy Lyness

16/12/13

Llegan las Fiestas pero… no siempre sentimos que hay motivos para festejar.



Se acercan las fiestas y como todo fin nos moviliza, algunos lo viven con alegría y otros pueden sentir angustia y ansiedad frente a situaciones que están atravesando y que sensibilizan más en esta época del año.

Entre algunos motivos aparecen:
·         La falta de acuerdo en el momento de decidir con quienes compartir
·         La ausencia de un ser querido
·         El haber tenido un año no tan bueno, que nos deja un balance poco favorable.

Hoy comparto con ustedes algunas reflexiones sobre estos ítems, que pueden contribuir a descubrir otra mirada, para intentar disfrutar de estas fiestas.

Situaciones familiares no resueltas, disputas afectivas o viejos rencores. El dilema de con quién pasar las fiestas muchas veces genera tensión provocando irritabilidad  y mal humor:

       Una de las ventajas de la vida adulta es la libertad de elección y el tener la posibilidad de construir acuerdos. El saber decir que “no” se convierte en una herramienta para preservar los vínculos y evitar forzar situaciones con consecuencias más negativas que rechazar una invitación.
Organizarnos con tiempo y pensando con quienes tenemos verdaderas ganas de compartir, sin la necesidad de querer conformar a todo el mundo, es una conducta saludable.

Por tradición se reúnen a la familia y los afectos, y es allí donde se hacen más evidentes las separaciones, las ausencias o el fallecimiento de algún ser querido:

        Más allá de los matices que pueda tener cada situación en particular, lo importante es no tratar de ocultar lo que se siente y poder manifestarlo sin miedo al dolor compartiéndolo, y a su vez apreciando y dando valor a los seres queridos que siguen estando presentes en nuestra vida. 

Las  personas que han pasado por situaciones difíciles durante el año generalmente al finalizarlo hacen un balance negativo que puede empañar el motivo de festejar:

       Pensemos a la vida en forma dinámica, aceptarla de este modo nos convierte en personas propensas a los cambios favorables. Es importante hacer hincapié en los logros y convertir los errores en aprendizajes. Con esfuerzo personal siempre tendremos una oportunidad nueva de hacer y vivir de manera diferente.

Rescatemos la verdadera esencia de las Fiestas, el nacimiento de algo nuevo, la reunión con los otros y el compartir sanamente.
Aprovecho este espacio para desearles unas felices fiestas en paz, con alegría y llenos de fuerza vital para iniciar el nuevo año. Salud!

Lic. Facundo Alvarez

22/8/13

La importancia de los límites en el desarrollo de los hijos



Es común escuchar en entrevistas con los padres lo dificultoso que les resulta establecer límites a sus hijos. Generalmente es solo uno de los dos  el que logra hacerlo, ubicándose, según ellos mismos,  en el lugar del “malo”. Psicopedagoga en san miguel buenos aires
¿Pero cuál es la importancia de establecer límites en la educación de los niños?
La misma radica en que el niño se va construyendo como futuro adolescente y adulto; que por ser un ser social,  debe tener internalizadas ciertas normas de convivencia comunes;  y resultaría dificultoso, que lo logre siendo intolerante a los límites. psicologa en san miguel, psicologas en san miguel
Para que la educación sea saludable y armoniosa debemos transmitir normas que dejen en claro lo que se debe hacer y lo que no. Recordemos que toda ley o norma no solo prohíbe, sino que también habilita. Y es  tarea de los adultos determinar y transmitir esto. Según Vigostki, las normas no hay que establecerlas desde una pedagogía directiva y autoritaria, resulta importante dar las razones de porque si y porque no, lo cual no implica negociar con el niño. El límite no se negocia, solo se explica. Psicologos en san miguel
Muchas veces el hecho de establecer un límite suele generar cierta frustración en el niño, la cual puede estar  acompañada de berrinches o respuestas agresivas, es por eso que los padres muchas veces prefieren evitarlo.
 Sin embargo, la frustración es sumamente necesaria para el crecimiento y desarrollo sano de nuestros hijos.  Privarlo de ella es tan perjudicial como privarlo del amor familiar. En la vida hay muchos momentos de frustración y debemos preparar a los niños para ello.
La puesta de límites debe comenzar en la familia y  debe ser compartida  luego con las instituciones educativas. Esto hace que el niño comprenda que el proceso de aprendizaje se desarrolla en el marco de las relaciones interpersonales, provocando una convivencia armoniosa junto a los otros.
La aceptación de un límite supone entonces, tolerar la frustración: postergar el deseo o desplazarlo, para buscar una satisfacción socialmente aceptada o permitida.
Lo cierto es que los  límites claros, son necesarios para que el niño crezca afectivamente sano y cuidado. Un niño sin límites se siente desprotegido.

Lic. Romina Mazzei.
Psicopedagoga, Centro Piscológico San Miguel
Reg. 1485.

3/3/13

Terapia de Grupo, una modalidad que vuelve…







Sí bien la terapia de grupo es algo actual, esta modalidad de concurrir a un espacio terapéutico junto a otras personas tuvo un gran auge en nuestro país en los años 70.

Posteriormente la tendencia fue decreciendo entre otras cosas por un modelo social cada vez más individualista o una idea de persona considerada sin tener en cuenta su contexto humano. psicologos en san miguel

Esta idea resulta un poco paradójica ya que nacemos,  crecemos y nos relacionamos en un ámbito social, en grupos como la familia, el trabajo, los amigos.

 La terapia de grupo en sus aspectos formales no se diferencia mucho de la terapia individual, generalmente tiene una frecuencia fija de una vez por semana y es coordinada en la mayoría de los casos por un psicólogo, psicólogo social o coach.

Existen grupos terapéuticos abiertos y cerrados, la diferencia entre uno y otro puede estar dada por características como el estar orientados solo a un determinado grupo de personas, por ejemplo madres solteras, tercera edad o temática en particular como violencia, obesidad, adicciones, entre otros. centro psicologico san miguel, psicologos en san miguel

En la actualidad parece haber una tendencia de volver a compartir junto a otros la experiencia de hacer terapia.

La terapia de grupo se convierte por lo general en un ámbito de crecimiento y desarrollo personal en donde la interacción entre los participantes permite:

-Compartir las experiencias de uno y aprender de la de ajena.

-Desarrollar habilidades sociales,

-Aprender diferentes formas de relacionarse con los demás. psicologos san miguel

Poder descubrir y modificar ciertos roles rígidos que posee una persona, muchas veces se ocupa un determinado lugar en la familia o en el trabajo  por ejemplo “el lindo, la fea, el conflictivo” ,en la terapia de grupo estos se identifican y pueden ir modificándose. El otro funciona como un espejo que “refleja a la persona”, aparece un doble trabajo: el aceptarse a uno mismo frente a otros y el aceptar al otro sin quererlo cambiar.

Se crea un clima de contención y afecto entre los participantes, propicio para ensayar desarrollar o modificar  aspectos de la personalidad como la timidez, baja autoestima, el hermetismo.psicologos en san miguel, psicologas en san miguel

Enriquece los puntos de vista de los participantes, ya que la diversidad de género y edades permiten aportes diferentes que pueden ayudar a la persona a tener una mirada diferente de sus conflictos, se genera una gran cantidad de aprendizajes. Es por ello que al momento de asistir o conformar un grupo para comenzar un trabajo terapéutico en algunos casos, es muy interesante que el grupo esté compuesto por gente de ambos sexos, edades y problemáticas.

De la misma manera que la terapia individual puede ser el ámbito indicado para la reflexión y el cambio de temáticas personales, la terapia de grupo es una alternativa posible para quienes decidan trabajar sobre estos aspectos junto a otros. Psicologos san miguel



Lic. Facundo Alvarez

MP 95457

Director Centro Psicológico San Miguel